El ciclo de vida de la Monarca pasa por cuatro etapas muy distintas y cada transformación es como un sorprendente acto de magia.


Etapa 1: Huevo. La primera etapa está constituida por los huevecillos, que son parecidos a un diminuto balón de futbol americano con aproximadamente dos milímetros de largo (como un punto al final de una oración) y un peso de 0.46 miligramos. Cada hembra pone alrededor de 400 huevos en las hojas de los algodoncillos (Asclepias) que son su alimento preferido.


Etapa 2: Larva. Las larvas u orugas emergen después de tres a cinco días y son gusanos con franjas blancas, negras y amarillas a manera de anillos transversales brillantes. Al alimentarse del algodoncillo las larvas incorporan en su cuerpo sustancias tóxicas que las protegen de sus depredadores. Sus colores advierten a sus posibles comensales: ¡busca otras alternativas en el menú! Esta etapa dura de nueve a 14 días y al final la larva –de voraz apetito- pesa 1.5 gramos , es decir ¡más de 3,000 veces el tamaño del huevo! Al crecer la larva muda su piel cinco veces.


Etapa 3: Pupa. Durante la ultima muda, la larva se transforma en pupa o crisálida, un saco cónico de color verde pistache que poco a poco va haciéndose transparente hasta que es posible ver en su interior los colores anaranjado y negro de las alas de la mariposa. Esta transformacion, quizá la más fascinante y sorprendente del proceso, dura aproximadamente de ocho a 13 días.


Etapa 4: Adulto. Una vez que la mariposa se ha transformado dentro del capullo, se rasga la envoltura y empieza a salir el adulto, liberando primero las patas y las antenas. La mariposa se cuelga con sus alas hacia abajo y espera a que éstas se extiendan, se sequen y se endurezcan.

Las mariposas Monarca adultas tienen dos pares de alas de color naranja rojizo muy brillante con nervaduras (como venas) negras y manchas blancas en los márgenes. El tamaño de sus alas abiertas es de 11 centímetros y su peso no llega ni a un gramo. Los machos son un poco mayores que las hembras y presentan un punto negro (stigmata) en las vénulas de las alas. Los stigmata son escamas que producen feromonas (hormonas sexuales) para atraer a las hembras, aunque al parecer no son muy utilizadas por las Monarca migratorias.

A los tres días de haber salido del capullo los adultos desarrollan órganos y cinco días después, se reproducen. Este ciclo que incluye apareamientos, puesta de huevecillos, larva, pupa o crisálida, adultos y de nuevo apareamientos, se lleva a cabo en un periodo de aproximadamente un mes y se repite varias veces a medida que las mariposas avanzan de sur a norte durante la primavera y el verano en Estados Unidos y Canadá.

Información extrraida de www.papalotzin.com